10% OFF con transferencia

Conoceme




¡CONOCÉ MÁS SOBRE MI!




Si estas acá probablemente conozcas algo de mí, pero quizás no tanto como ahora vas a conocer.




Mi nombre es Nati Kargel, Lic. en Relaciones Públicas, apasionada por el Marketing y la Comunicación, emprendedora, bailarina y mamá♥


Soy generación 94 y en mi infancia ni imaginábamos tantas posibilidades de comunicación como hay hoy en día. Desde chiquita, siempre me gustó enseñar. Jugaba a ser maestra y en la escuela tanto como en la facultad, siempre era la amiga copada que te ayudaba a estudiar. Era muy aplicada, pero no por eso tranquila. Charlatana, inquieta, pícara, chispita y mandona. Perseverante, creativa, desordenada por fuera y organizada por dentro.


Estudié Relaciones Públicas en la Universidad Nacional de La Matanza♥ porque su plan de estudio me enamoró. Tenía todo lo que quería: Psicología, Publicidad, Marketing, Comunicación, Expresión Corporal. ¿A caso diseñaron esta carrera especialmente para mi? A pesar de no tener muy en claro qué era cuando empecé, mi intuición me decía que era el camino correcto a seguir y no se equivocó.


Mientras estudiaba, al principio trabajé como promotora en una cadena de electrodomésticos para una empresa de máquinas de café. Mensualmente, teníamos capacitaciones donde aprendía herramientas de venta y Marketing muy copadas que aún aplico. Después, trabajé en dos grandes empresas argentinas en el área de Marketing. Desafíos enormes que me dejaron muchas enseñanzas y conocimientos.


Hasta ese momento de mi vida, vivía corriendo y estresada. Siempre fui muy auto-exigente y eso no me permitía disfrutar ciertas situaciones que lo valían. Cuando me recibí a los 22, hice un clic. No fue fácil para mi, que desde salita de 2, año tras año asistía a una institución educativa.Tuve un 2017 de mucha introspección, estuve un poco alejada de mis amistades y familia. Un poco de crisis que me ayudó a pegar el salto. Y enamorarme, también! Empecé a disfrutar la vida de otra manera, más relajada, sin proyectar tanto ni tener objetivos tan ambiciosos.


A principio del 2018 renuncié a mi trabajo y me fui de viaje laaargo con mi novio. Volvimos con Rufi en la panza y de trabajar, ni hablemos. Me dediqué a disfrutar del embarazo y cuando nació, de la maternidad. Ser mamá fue otro punto de inflexión en mi vida. Me di cuenta de que era mucho más "capaz" de lo que pensaba. Conocí cualidades mías que no conocía. Me sentí más fuerte y empoderada que nunca.


Y el 2020 empezó. A días de cumplir 1 año de maternidad, tenía una incertidumbre enorme que me carcomía la cabeza. ¿Este año volveré a trabajar? ¿Qué voy a hacer con Rufi si vuelvo a la oficina? ¿Dónde voy a encontrar trabajo después de 2 años sabáticos? Nada que unas vacaciones mega-relajantes en el sur no pudieran solucionar. Volví y tenía el panorama clarísimo. Estaba decidida a trabajar por mi cuenta. En marzo arranqué a cranear mi proyecto donde por fin reuniría todo lo aprendido en la universidad y en mi vida profesional.


Una noche de desvelo, se me ocurrió el nombre. MAMITA POWER. Al principio, me daba vergüenza. Sentía que era muy polémico pero me definía al 100%. Hoy, estoy enamorada del nombre que elegí para mi marca. Y a fines de abril, arranqué con Instagram. Creando comunidad, sin decir nada sobre mis servicios, expectante, observadora. Al los días, me empezaron a consultar por privado si daba cursos y ahí apuré la marcha. Tenía que sacar del horno todo el material que hace un tiempo estaba preparando. Al mes, lancé mis primeros cursos y, desde ahí, no paré.


Mes a mes, fui lanzando nuevos servicios, escuchando y observando las necesidades de mi TRIBU EMPRENDEDORA. Y acá estoy, transitando el 2022, sorprendida de donde estoy. Totalmente agradecida del acompañamiento y apoyo diario de todas las personas que me siguen y confían en mi para formarse y aprender.

Mi carrito